2 3 4 5

El Instituto Terre des Hommes Brasil desarrolla actualmente acciones para la prevención de la violencia y el fortalecimiento del protagonismo juvenil, con adolescentes y jóvenes que conviven con difíciles situaciones a nivel social en cuatro escuelas de la región del Gran Mucuripe, en Fortaleza (CE) Brasil. Una de estas acciones es la Jornada “D” de la Comunicación por la Paz, un evento que tuvo lugar el pasado 14 de marzo en el Colegio General Murilo Borges Moreira, en el barrio Vicente Pinzón de la misma localidad. El objetivo de este evento fue invitar a los y las estudiantes a reflexionar en torno a la comunicación para promover una cultura de paz desde las escuelas y las comunidades, principalmente en aquellas que conviven en contextos de violencia. Además esta jornada contó con la participación del comediante Vagner Ancelmo quien de manera divertida, abrio la conversación sobre la comunicación para la paz con los y las jóvenes estudiantes, profesores, directivas, entre otros, quienes también hicieron parte de esta actividad.

De esta manera, para la directora de la Escuela Murilo Borges, Célia de Deus, esta acción fue importante para mejorar el comportamiento y la conducta de los adolescentes, teniendo en cuenta que ellos y ellas viven en un ambiente con problemáticas de violencia bien marcadas. Para ella “muchas veces los adolescentes ejecutan acciones que no consideran que son violentas… las acciones que adelanta el Instituto Tdh Brasil, contribuyen a que estos y estas jóvenes aprendan a identificar los actos de violencia y las forma en los que podrían evitarse estas actitudes. Creo que esta jornada llevó a los estudiantes a la reflexión y con esto a un cambio de comportamiento, es decir que ahora pueden reflejar positivamente lo que aprendieron y actuar de una manera más pacífica en su vida diaria”. Asimismo, la funcionaria considera que si los adolescentes interiorizan realmente lo que se retrató y habló durante esta presentación, que es un reflejo de lo que ello viven a diario, puede contribuir a mejorar la comunicación dentro de sus entornos, fortaleciendo la cultura de paz.

Por otro lado, para el humorista Vagner Ancelmo, es válido promover eventos de esta naturaleza en las escuelas, porque según él, son las escuelas los espacios en donde se institucionaliza la educación. “Hablar con estas personas, con estos adolescentes y poder guiarlos de manera que puedan promover la paz, que sepan lo que es el acoso y los juegos de poder, hace que se cada vez más, sociedades más pacíficas. Todas estas iniciativas son para humanizar a las personas”, añadió el humorista. De igual manera, Ancelmo afirma también que hablar de ello en el ambiente escolar tiene mucho sentido pues para él, esta formación hace de una serie de dispositivos que conforman la educación, como un algo más amplio. “Tratar de traer temas como el respeto, la armonía, la empatía y la tolerancia a estas personas fue muy positivo, porque son conceptos fundamentales para que podamos vivir bien y en sociedad”, afirmó.

La Jornada “D” de la Comunicación para la Paz tendrá lugar en tres escuelas más de la Gran Mucuripe durante el mes de marzo.

¿Cuál es la mejor manera de comunicar para la paz?

– Desarrollar un cambio de enfoque en la relación con el otro, buscando siempre la comprensión, sobre todo la comprensión de las limitaciones del prójimo;

– Ver más allá de las palabras y comportamientos de las personas, porque no siempre estamos bien y depende de cada uno de nosotros entender los porqués de estos comportamientos y con esto, a no reaccionar negativamente;

– Reconocer las necesidades humanas universales que cada ser humano lleva dentro de sí mismo y saber que también tenemos nuestras limitaciones;

– Desarrollar y ejercitar la empatía y la escucha profunda, teniendo la sensibilidad de entrar en el universo del otro y comprender la individualidad de cada persona;

– Desarrollar y ejercitar la expresión con una mirada restauradora, que no reaccione negativamente ante una situación conflictiva, sino que aplique el enfoque restaurador de la paz;

– Saber lidiar con conflictos y mensajes que son difíciles de escuchar, entendiendo que la otra persona está en una condición vulnerable y necesita atención.

Si todos hacemos eso, tendremos una sociedad más pacífica.