2 3 4 5

La historia de vida de Márcio Gabriel Santos Rodrigues, un adolescente de 17 años de la comunidad del Gran Mucuripe en  el municipio de Fortaleza en Brasil, se consolida como caso ejemplar de éxito del proyecto “Mucuripe da Paz”, luego de que él adolescente ha evidenciado una transformación de su conducta de manera positiva, tras haber participado en las actividades enmarcadas en esta iniciativa. Antes, quien conocía Gabriel,  sabía que era una constante en su vida el estar involucrado en situaciones de conflicto, tanto en su escuela con otros estudiantes y profesores, como en su comunidad. En el momento en el que este adolescente comenzó a participar del proyecto, reuniéndose con el equipo técnico del proyecto y en el que fueron abiertos espacios para escucharlo e identificar, a través de sus sentimientos lo que ocurría en él para que presentase el comportamiento que lo llevaban a los conflictos, las cosas comenzaron a cambiar.

Para Márcio Gabriel, conocido por sus amigos bajo el sobrenombre de “Pig”, una de las cosas que lo llevaban a involucrarse en conflictos, sobre todo en la escuela, eran las influencias negativas que recibía por parte de sus amigos, además de las dificultades que enfrentaba en el ambiente familiar. Inicialmente, el joven participo de prácticas restaurativas para que el problema pudiera ser comprendido y tratado. Después, el chico comenzó a involucrarse más y más en el proyecto, asistiendo a reuniones, a debates comunitarios, a círculos de conversación, foros y talleres. Esta participación  hizo que el joven repensara y cambiara su forma de relacionamiento “Después de que conocí el proyecto” Mucuripe de la Paz “y participar en sus actividades, comencé a pensar que es necesario respetar a las personas, tener más disciplina, más enfoque y objetividad de vida… ver una luz al final del túnel, para intentar cambiar mis actitudes para mejor. Fue como un despertar en el que logré entender que realmente no era de esa forma como debía actuar, ni como debería ser. Fue un despertar para la vida, para el mundo real. Resolví enfocarme más en mí que en mis amigos y hacer mi propia historia”, añade el adolescente. 

El tiempo fue pasando y ya como beneficiario  del proyecto el adolescente aprovecho las oportunidades y los encuentros para mostrar su talento, presentado a varias personas sus rimas en las actividades organizados por la misma comunidad. “Me di cuenta de que la rima es lo que quiero hacer en mi vida, que es arte y es cultura. Quiero a través de mi voz representar a la periferia, sacar del cajón algunos proyectos musicales”, afirma Santos. 

Márcio Gabriel rima desde los 12 años, principalmente en batallas de rima, que son enfrentamientos tipo freestyles hechos por dos MCs, donde solo uno sale vencedor de la batalla. Normalmente, él improvisa sus rimas sin importar el tema, así lo evidenció en el momento de esta entrevista: “¡Ahora llego aquí para rimar! Ahora estoy en una entrevista con la Tdh, pero lo que quiero es más y voy a mostrar el proyecto Mucuripe de la Paz. Mientras yo soy adolescente y hago la poesía, mientras yo quiero mejorar a mi periferia, ahora ya muestro mi talento y dejo el papel en el cajón y hago la planificación”.

Este adolescentes revela que después de haberse involucrado en las acciones del proyecto con otros jovenes, mejoró su comportamiento ha cambiado hasta con los miembros de su familia y ahora vive sintiendo una paz interior que le lleva a respetar a las personas independientemente de sus diferencias y convicciones, a querer ayudar al prójimo y pensar vincularse voluntariamente en algún proyecto en beneficio de su comunidad. “Me veo hoy como otra persona. La galera de la comunidad me miraba de determinada forma y a muchos no les gustaba, por el hecho simple de tener algunas actitudes que no eran legales. Hoy, la galera ya me ve de otra forma. Ahora los vecinos ven al Gabriel que ayuda, al Gabriel que saluda en medio de la calle, el que  pregunta cómo están, el Gabriel que ayuda haciendo pinturas, no por el dinero, sino más bien por el amor y por la voluntad de ayudar”, afirma el jóven.

El proyecto “Mucuripe de la Paz”, es adelantado por el Instituto Terre des hommes Brasil en la región del Gran Mucuripe, en la población de Fortaleza y es cofinanciación por Kindernothilfe (KNH).