2 3 4 5

El pasado 23 de enero, 11 adolescentes y jóvenes del barrio Vicente Pinzón quienes participan en el proyecto “Mucuripe da Paz”, con acciones para prevenir la violencia en las comunidades del Gran Mucuripe mantuvieron un encuentro en el que se buscó responder a la pregunta ¿Cómo hablar sin violencia?.

Esta iniciativa liderada por el Instituto Terre des Hommes Brasil, vincula dentro de sus actividades principalmente a adolescentes y jóvenes, quienes, según el Comité de Prevención de Homicidios en la Adolescencia de Ceará (CCPHA), se encuentran en mayor riesgo de ser víctimas de la violencia urbana al enfrentarse al crimen organizado. Según esta institución, tan solo en el Estado de Ceará fueron asesinados el año pasado 981 jóvenes. Para mitigar esta problemática, “Mucuripe da Paz”, desarrolla dentro de sus líneas de acción, el fortalecimiento del liderazgo juvenil con el objetivo de que los 24 jóvenes quienes participan se consoliden como agentes de paz y multiplicadores de aprendizajes que incidan en las índices de violencia. De acuerdo a esto, Paula Rodrigues, trabajadora social del Instituto Terre des Hommes de Brasil, afirma:  “Trabajamos para que se formen, aprendan metodologías y las apliquen en su territorio. Trabajamos en cinco escuelas del barrio y como son multiplicadoras, nuestra estimación es que, al final del proyecto, se sensibilizará a 4.000 niños y adolescentes”.

Dentro de las metodologías para la prevención de la violencia que implementa esta estrategia, se destaca la colaboración entre diversas instituciones locales, a través de la cual se desarrollan círculos de diálogo, resolución de conflictos, eventos culturales para la paz, talleres y otras actividades de capacitación. En palabras de la trabajadora social, estas actividades son necesarias para combatir la problemática de la falta de oportunidade, a los que se enfrentan los jóvenes de la periferia, así como la mortalidad en niños y jóvenes.

Espacios

“Los jóvenes que están aquí, no reciben ninguna beca, subsidio ni remuneración en efectivo… Ellos y ellas asisten porque quieren hacer de su espacio vital un lugar mejor, ya sea su espacio familiar, el espacio escolar o el círculo de amigos. Los jóvenes necesitan oportunidades y espacios para ser, espacios de ocio y cultura… el proyecto les brinda estas posibilidades para que consoliden su ciudadanía, sus proyectos de vida, formándose en lo que quieren ser”, dice Paula Rodrigues.

Gabriel Pig, de 17 años, nació y creció en Vicente Pinzón, un barrio con uno de los más bajos Índices de Desarrollo Humano (IDH) de la capital, 0,33. Gabriel, ha participado en el proyecto por cerca de 1 año y 6 meses.  Los conocimientos y experiencias adquiridas por el joven, hasta ahora han sido suficientes para que él se proyecte en un escenario más optimista, con el objetivo de capacitarse en servicio social o psicología. “El diálogo lo es todo para mí… poder ayudar a la comunidad es lo que quiero.”

Para el estudiante Breno Caetano, de 22 años, miembro de “Mucuripe da Paz” desde sus inicios, la iniciativa se destaca por la promoción de espacios de expresión y de incidencia política entre los jóvenes, al fomentar habilidades como el diálogo y la resiliencia. Para él, estas habilidades pueden marcar la diferencia en un contexto de vulnerabilidad social.

“Todas las acciones tienen lugar en espacios comunitarios, así que una hora estás en la escuela como estudiante y a la siguiente egresas para facilitar un círculo de diálogo”. Este joven multiplicador es  ejemplo y promueve una transformación.

El Instituto Terre des hommes Brasil es una organización no gubernamental sin fines de lucro que forma parte de la Fundación Terre des hommes (Tdh – L), una organización suiza con sede en Lausana. Los proyectos apoyados por la entidad son una referencia en temas como los niños y adolescentes que habitan las calles, la violencia sexual contra niños y adolescentes, el trabajo infantil y la vida familiar y comunitaria.